En el Derecho Laboral mexicano, desde la reforma de diciembre 2012, la Ley Federal del Trabajo, trajo consigo una serie de adecuaciones que para los principales actores (patrones y trabajadores) en aquel entonces, pasaron desapercibidas, sin embargo, con la reforma laboral procesal que inició, con adecuaciones a la Constitución Mexicana en 2017, culminándose con la reforma laboral de 2019, el paradigma de las relaciones laborales en México se modificó radicalmente, por lo que resulta necesario conocer la teoria de los Derechos Humanos Laborales.

En palabras del Dr. Heberardo Gonzalez Garza La reforma laboral de 2012 fue un extraordinario ejercicio para ingresar en este nuevo paradigma de los derechos humanos y su gran impacto en las relaciones contractuales. Ejemplo de la profundidad del cambio normativo, político y social que aporta la reforma en materia de Derechos Humanos; considerados como eje transversal, transformaron la forma de ejercer y aplicar el derecho, en donde la figura de los Tratados Internacionales se encuentra a la par de nuestra norma suprema, la Constitución Política.” (González Salazar & González Garza, 2020)

En aquel entonces año 2012, fue de vital importancia para cualquier persona, desde las que administran grandes cantidades de relaciones laborales, hasta las personas que llevará la más simple administración de una nómina, conociera los conceptos mínimos como los de Derechos Humanos, Bloque Constitucional, Control Difuso y de Convencionalidad, términos jurídicos si, pero que ahora son parte de la vida de un denominado “nominista”.



teoria de los Derechos Humanos Laborales

Concepto de Derechos Humanos Laborales

En términos generales, los Derechos Humanos Laborales “son todos aquellos derechos humanos vinculados al mundo del trabajo, cuyo propósito es garantizar las condiciones mínimas satisfactorias de trabajo. Muchos de éstos están consagrados en pactos y convenios internacionales de derechos humanos, así como en tratados y convenios” (Reynoso Castillo, 2017) Además, el Dr. Canessa Montejo[1] nos señala que: “Los derechos humanos laborales gozan de una naturaleza “mixta” o “doble” que explica la existencia de derechos con expectativas negativas o positivas, donde a unos les corresponden prohibiciones de lesión y a otros les corresponden obligaciones de prestación”.

Tal como lo señala el Dr. Reynoso Castillo, existen muchos derechos humanos laborales consagrados en tratados, convenios, pero no podemos olvidarnos también de las sentencias, opiniones consultivas y demás normas denominadas IUS COGENS, precisamente de la Opinión Consultiva OC-18/03 de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, respondiendo a los Estados Unidos Mexicanos, el 17 de septiembre de 2003, surge tal vez, los primeros principios de los Derechos Humanos Laborales para México, siendo resumidos en los siguientes cuatro puntos:

  1. Toda persona que vaya a realizar realice o haya realizado una actividad remunerada, adquiere inmediatamente la condición de trabajador y, consecuentemente, los derechos inherentes a dicha condición.
  2. Una persona que ingresa a un Estado y entabla relaciones laborales, adquiere sus derechos humanos laborales en ese Estado de empleo, independientemente de su situación migratoria, puesto que el respeto y garantía del goce y ejercicio de esos derechos deben realizarse sin discriminación alguna.
  3. El Estado tiene la obligación de respetar y garantizar los derechos humanos laborales de todos los trabajadores, independientemente de su condición de nacionales o extranjeros, y no tolerar situaciones de discriminación en perjuicio de éstos, en las relaciones laborales que se establezcan entre particulares (empleador-trabajador).
  4. El Estado no debe permitir que los empleadores privados violen los derechos de los trabajadores, ni que la relación contractual vulnere los estándares mínimos internacionales

Es importante saber que, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en su función consultiva, tiene por objeto emitir opiniones sobre la interpretación y alcance de las disposiciones de la Convención Americana de Derechos Humanos, máxima disposición legal a la que México pertenece, o de otras normas de derechos humanos, que se encuentren en instrumentos internacionales en los que un Estado miembro de la OEA sea parte. El pedido de una Opinión Consultiva puede ser realizado por cualquiera de los órganos principales, de la Organización de los Estados Americanos, sin embargo, no tienen el efecto obligatorio que poseen las sentencias contra Estados establecidas por la Corte en ejercicio de su función contenciosa, pero las opiniones de la Corte pueden gozar de gran autoridad y llenar una importante función como medio de protección de los derechos humanos, en especial los Derechos Humanos Laborales.

La explicación de la teoria de los Derechos Humanos Laborales

 

teoria de los Derechos Humanos Laborales

Concepto de Control de Convencionalidad

Derivado de que los Derechos Humanos Laborales se consagran en el Derecho Internacional, hay que recordar lo que se cita en dos importantes numerales constitucionales, el 1ero y el 133 en donde se menciona:

Artículo 1o. En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece.

Las normas relativas a los derechos humanos se interpretarán de conformidad con esta Constitución y con los tratados internacionales de la materia favoreciendo en todo tiempo a las personas la protección más amplia.

Todas las autoridades, en el ámbito de sus competencias, tienen la obligación de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos de conformidad con los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad. En consecuencia, el Estado deberá prevenir, investigar, sancionar y reparar las violaciones a los derechos humanos, en los términos que establezca la ley.

Artículo 133. Esta Constitución, las leyes del Congreso de la Unión que emanen de ella y todos los tratados que estén de acuerdo con la misma, celebrados y que se celebren por el Presidente de la República, con aprobación del Senado, serán la Ley Suprema de toda la Unión. Los jueces de cada entidad federativa se arreglarán a dicha Constitución, leyes y tratados, a pesar de las disposiciones en contrario que pueda haber en las Constituciones o leyes de las entidades federativas.

Como se puede entender, los Tratados Internacionales, en donde se consagren los Derechos Humanos, son de aplicación obligatoria, sin embargo, normalmente surge la duda de ¿Cómo sería la aplicación de los Derechos Humanos Laborales, obligatoria en México? Es donde el concepto de Control de Convencionalidad entra en relevancia, dado que es instrumento jurídico que permite analizar y aplicar “lo que más convenga a la persona” trabajadora en el caso que estamos hablando en el caso del presente artículo.

Dado que México como estado integrante de la OEA, forma parte de algunas convenciones, que para dejar en claro esta idea debemos observar el tratamiento de las relaciones laborales para las mujeres que trabajan de noche, observando lo que se menciona en las convenciones y lo que en la Ley Federal del Trabajo se tiene, así por ejemplo tenemos:

En la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará) se tiene lo siguiente:

Artículo 2

Se entenderá que violencia contra la mujer incluye la violencia física, sexual y psicológica:

  1. Que tenga lugar dentro de la familia o unidad doméstica o en cualquier otra relación interpersonal, ya sea que el agresor comparta o haya compartido el mismo domicilio que la mujer, y que comprende, entre otros, violación, maltrato y abuso sexual;
  2. Que tenga lugar en la comunidad y sea perpetrada por cualquier persona y que comprende, entre otros, violación, abuso sexual, tortura, trata de personas, prostitución forzada, secuestro y acoso sexual en el lugar de trabajo, así como en instituciones educativas, establecimientos de salud o cualquier otro lugar, y
  3. Que sea perpetrada o tolerada por el Estado o sus agentes, dondequiera que ocurra.

Artículo 4

Toda mujer tiene derecho al reconocimiento, goce, ejercicio y protección de todos los derechos humanos y a las libertades consagradas por los instrumentos regionales e internacionales sobre derechos humanos. Estos derechos comprenden, entre otros:

  1. El derecho a que se respete su vida;
  2. El derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral;
  3. El derecho a la libertad y a la seguridad personales;
  4. El derecho a no ser sometida a torturas;
  5. El derecho a que se respete la dignidad inherente a su persona y que se proteja a su familia;
  6. El derecho a igualdad de protección ante la ley y de la ley;
  7. El derecho a un recurso sencillo y rápido ante los tribunales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos;
  8. El derecho a libertad de asociación;
  9. El derecho a la libertad de profesar la religión y las creencias propias dentro de la ley. Y
  10. El derecho a tener igualdad de acceso a las funciones públicas de su país y a participar en los asuntos públicos, incluyendo la toma de decisiones

En cambio, en la Ley Federal del Trabajo, derivado de la reforma laboral más reciente, en mayo 2019, quedó de la siguiente forma:

TITULO QUINTO

Trabajo de las Mujeres

Artículo 164.- Las mujeres disfrutan de los mismos derechos y tienen las mismas obligaciones que los hombres, garantía que se establece en lo general y específicamente en función de la protección de las trabajadoras y trabajadores con responsabilidades familiares, asegurando la igualdad de trato y oportunidades.

Como se puede observar, en la Legislación Mexicana se menciona la igualdad de derechos, pero no señala individuales cuales, lo que puede interpretar de cierto modo subjetivo; en cambio en la Convención Belem Do Pará se hace un desglose de derechos que, en el ámbito laboral puede ser utilizados para demandar ante el Tribunal Laboral, su salvaguarda. Por lo que la fuente de derechos derivados de la Convención citada seria aplicado por encima de la Ley Federal del Trabajo, en donde los jueces laborales, tendría que aplicar el Control Difuso de Convencionalidad para darle la interpretación más favorable a las personas que trabajan, de acuerdo con el artículo 18 de la Ley Federal del Trabajo y el numeral 1 de la Constitución Mexicana.



teoria de los Derechos Humanos Laborales

Los derechos humanos laborales en México, sujetos de demanda

Derivado de la Reforma, primero la Constitucional de 2017 en donde se modificó gran parte del Articulo 123 entre otros, para dar lugar a la nueva era del Derecho Laboral Procesal Mexicano, que derivó en la evolución de la siempre burocráticas Juntas de Conciliación y Arbitraje, en las que un proceso de demanda, podría durar años; Llegando a los nuevos tribunales laborales, pero instaurando el nuevo proceso de conciliación prejudicial, en donde las personas que trabajan, sin necesidad de abogados que las representen, pueden sentarse a negociar sus derechos antes de iniciar un proceso judicial. Posteriormente en mayo 2019, con la negociación previa del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, llamado T-MEC, se diera “La Reforma laboral considerada por algunos juristas como la de mayor trascendencia en los últimos cincuenta años, desde la nueva LFT en 1970; para otros, la más importante desde la creación del artículo 123 constitucional en 1917. Cincuenta o cien años es lo mismo, es parte de la historia que debemos conservar como un acervo cultural, lo destacable es el gran impacto en millones de trabajadores y cientos de miles de empresas, como lo apunta Miguel Carbonell, representando un parteaguas que nos obliga a un reaprendizaje.” (González Salazar & González Garza, 2020).

Precisamente de esta Reforma Laboral se consagraron los siguientes artículos que son la fuente del nuevo Derecho Procesal Laboral Mexicano:

TITULO CATORCE

Derecho Procesal del Trabajo

CAPITULO I

Principios Procesales

Artículo 685.- El proceso del derecho del trabajo se rige bajo los principios de inmediación, inmediatez, continuidad, celeridad, veracidad, concentración, economía y sencillez procesal. Asimismo, será público, gratuito, predominantemente oral y conciliatorio.

Los Tribunales deben garantizar el cumplimiento de los principios y condiciones citados. El juez deberá atender al principio de realidad sobre los elementos formales que lo contradigan. Asimismo, se privilegiará la solución del conflicto sobre los formalismos procedimentales, sin afectar el debido proceso y los fines del derecho del trabajo.

Artículo 685 Ter. – Quedan exceptuados de agotar la instancia conciliatoria, cuando se trate de conflictos inherentes a:

I. Discriminación en el empleo y ocupación por embarazo, así como por razones de sexo, orientación sexual, raza, religión, origen étnico, condición social o acoso u hostigamiento sexual;

II. Designación de beneficiarios por muerte;

III. Prestaciones de seguridad social por riesgos de trabajo, maternidad, enfermedades, invalidez, vida, guarderías y prestaciones en especie y accidentes de trabajo;

IV. La tutela de derechos fundamentales y libertades públicas, ambos de carácter laboral, entendidos en estos rubros los relacionados con:

a) La libertad de asociación, libertad sindical y el reconocimiento efectivo de la negociación colectiva;

b) Trata laboral, así como trabajo forzoso y obligatorio, y

c) Trabajo infantil.

Para la actualización de estas excepciones se debe acreditar la existencia de indicios que generen al tribunal la razonable sospecha, apariencia o presunción de que se están vulnerando alguno de estos derechos;

Como se puede concluir las prestaciones de una nómina común, tiene que agotarse el proceso de conciliación prejudicial, en cambio de acuerdo con lo señalado y resaltado por el autor del artículo, los derechos humanos laborales (libertades públicas) se tienen que demandar por medio de los tribunales laborales, su salvaguarda.

teoria de los Derechos Humanos Laborales

Bibliografía

González Salazar, A., & González Garza, H. (2020). Derecho del trabajo para empresas. México: Tirant lo Blanch.

Reynoso Castillo, C. (2017). Los Derechos Humanos Laborales. México: Tirant Lo Blanch.