RATIFICACIÓN CONVENIO 98 OIT SENADO

Outsourcing con sindicato, convenio 98 OIT ratificado

in Legislación novedosa/Obligaciones

En los últimos años con la propagación del régimen de subcontratación contenido en la reforma laboral del 2012, se ha dado un fenómeno muy conocido en el argot de los outsourcing, siendo la proliferación de “sindicatos a modo”, “sindicatos blancos” o “sindicatos de protección”, en donde se solicita la toma de nota respectiva, ante las autoridades de conciliación y arbitraje por parte de las mismas empresas que hacen la subcontratación de los trabajadores.

Este fenómeno como tal, lejos de ser una mala práctica como puede parecer, se ha usado como parte de estrategias fiscales, que ya han detectado las autoridades por medio de sus convenios de colaboración, incluso emitiendo criterios normativos o no vinculativos, a tal grado de prever revisar, la existencia de la materialidad de operaciones, como se afirma en el Artículo 69-B del Código Fiscal de la Federación, llegando al término de establecer el proceso de notificaciones en el Diario Oficial de la Federación para posibles Empresas que Facturan Operaciones Simuladas, siendo que “casualmente” los sindicatos son los que más aparecen en ese listado de publicaciones.

Esta práctica para obtener este tipo de sindicatos, se da en dos casos muy recurrentes, el primero, cuando las empresas outsourcing se quieren proteger ante sindicatos “charros”, como se les conoce a aquellos que solo quieren extorsionar a las empresas emplazándoles a huelga para un supuesto contrato colectivo de trabajo, en donde los respectivos líderes sindicales quieren imponer sus propios puestos, tabuladores de salarios, con personal que no labora en ese momento en la empresa, depositando en la junta de conciliación respectiva, la propuesta de contrato colectivo con un plazo perentorio para su negociación a cambio de dinero para conjurar esa presunta huelga. Por otro lado, el segundo caso, es aquel donde las empresas outsourcing utilizan los sindicatos “a modo” para establecer pagos de beneficios, ayudas, apoyos, a los trabajadores en lugar de pagar las obligatorias prestaciones laborales así establecidas en la legislación mexicana, provocando en muchos casos, abusos de esta práctica en donde, la parte patronal, llega a ofrecer condiciones contractuales mínimas de salario y el diferencial por medio de “apoyos o ayudas sindicales”, para evadir el pago de impuestos locales y/o federales, así como el pago de cuotas obrero patronales, afectando sin duda alguna en la cotización de la seguridad social de los trabajadores.

Vistos los dos casos anteriores, se llega a tener estos sindicatos a modo, por que las empresas outsourcing, ni siquiera comunican a los trabajadores la creación, solicitud y trámite de la toma de nota de las agrupaciones gremiales, lo cual atenta contra la garantía de libertad sindical de los trabajadores, que incluso en algunos casos sí los trabajadores se dan cuenta de esta situación y lo protestan o denuncian, las patronales les rescinden las relaciones laborales que los unen, esto para “acabar con la rebelión” como siempre se ha dado en nuestro país desde tiempos de la revolución mexicana.

Todo esto de los sindicatos a modo, sin duda alguna tendrá una gran evolución en nuestro país toda vez, que el pasado viernes 20 de septiembre de 2018, la 64 Legislatura teniendo quórum para funcionar en pleno, en el Senado de la República, cumplió con el requisito señalado en la Ley sobre Aprobación de Tratados Internacionales en Materia Económica, con fundamento en los Artículos 93 y 133 de la Constitución Mexicana, para ratificar el Convenio (núm. 98) relativo a la aplicación de los principios de derecho de sindicación y de negociación colectiva, adoptado en Ginebra por la Conferencia Internacional del Trabajo, máxima autoridad para dictar políticas y normas internacionales del trabajo, así establecida por la Organización Internacional del Trabajo, la cual México forma parte.

El requisito señalado en el numeral 5, de la Ley descrita en el párrafo anterior, señala expresamente que, en cada inicio de periodo ordinario de sesiones, se requerirá un informe a las Secretarías de Estado y a cualquier organismo de la administración pública federal que represente a México sobre el inicio de negociaciones formales de un tratado, mismo informe que fue enviado por el Presidente Enrique Peña Nieto, desde que estaba vigente la anterior legislatura del Congreso de la unión, siendo recibido en el Senado, el 30 de noviembre de 2015, esto es, ya tenía tiempo en espera de trámite esta ratificación, sin embargo, no se había logrado debido a “la gestión de un grupo de abogados beneficiarios de los contratos de protección patronal, temerosos de que el fortalecimiento de la negociación colectiva auténtica pusiera en riesgo su negocio, logrando retrasar esta ratificación” (Alcalde Justiniani, 2018). Debido a la trascendencia en el tema, para su estudio, así como el respectivo análisis a profundidad dejamos a su disposición el informe completo, que incluye la versión al español del Convenio (núm. 98) relativo a la aplicación de los principios de derecho de sindicación y de negociación colectiva, en lo siguiente:

 

 

Al leer, y revisar claramente el propio convenio 98, podemos destacar los siguientes numerales:

 

Artículo 1

1. Los trabajadores deberán gozar de adecuada protección contra todo acto de discriminación tendiente a menoscabar la libertad sindical en relación con su empleo.

2. Dicha protección deberá ejercerse especialmente contra todo acto que tenga por objeto:

  1. sujetar el empleo de un trabajador a la condición de que no se afilie a un sindicato o a la de dejar de ser miembro de un sindicato;
  2. despedir a un trabajador o perjudicarlo en cualquier otra forma a causa de su afiliación sindical o de su participación en actividades sindicales fuera de las horas de trabajo o, con el consentimiento del empleador, durante las horas de trabajo.

 

De lo anterior, se tiene la garantía que los trabajadores, tendrán total y absoluta libertad de escoger a su libre albedrío con qué sindicatos podrán agremiarse, sin importar, si están o no dentro de la empresa donde estén colaborando en la actualidad, situación que evidentemente las empresas outsourcing, por supuesto, que no realizan, por buscar siempre un “sindicato a modo”.

 

Artículo 2

1. Las organizaciones de trabajadores y de empleadores deberán gozar de adecuada protección contra todo acto de injerencia de unas respecto de las otras, ya se realice directamente o por medio de sus agentes o miembros, en su constitución, funcionamiento o administración.

2. Se consideran actos de injerencia, en el sentido del presente artículo, principalmente, las medidas que tiendan a fomentar la constitución de organizaciones de trabajadores dominadas por un empleador o una organización de empleadores, o a sostener económicamente, o en otra forma, organizaciones de trabajadores, con objeto de colocar estas organizaciones bajo el control de un empleador o de una organización de empleadores.

 

Del anterior artículo, se desprende que no podría ser más claro al colegir que en todo momento las empresas deberán asegurar la protección de los trabajadores, para que puedan integrar, afiliarse o crear sindicatos REALES que no solo sirvan a los fines de los patrones sobre las empresas en su conjunto, siendo que, él o los organismos gremiales, no estarían bajo el control de los dueños de las sociedades empresariales, en especial de los outsourcing, como ya se describió anteriormente en el funcionamiento actual de esta figura. Por lo que se tendría que abrir por completo, la posibilidad de que los trabajadores puedan alegar o manifestar cualquier contrato colectivo que les hagan firmar sus patrones, sin lugar a duda, los propios trabajadores podrían proponer o hasta imponer sindicatos de los cuales sea su deseo agremiarse a ellos.

Como se puede apreciar sería una labor muy grande hacer entender a las empresas outsourcing esta situación, sin embargo, NO PODEMOS DEJAR DE TOMAR EN CUENTA, que este convenio tiene una fecha para entrar en vigor una vez que ya se ratificó, el plazo para iniciar su completa vigencia en México emana de los siguientes artículos del propio convenio:

 

Artículo 7

Las ratificaciones formales del presente Convenio serán comunicadas, para su registro, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo.

Artículo 8

1. Este Convenio obligará únicamente a aquellos Miembros de la Organización Internacional del Trabajo cuyas ratificaciones haya registrado el Director General.

2. Entrará en vigor doce meses después de la fecha en que las ratificaciones de dos Miembros hayan sido registradas por el Director General.

3. Desde dicho momento, este Convenio entrará en vigor, para cada Miembro, doce meses después de la fecha en que haya sido registrada su ratificación.

 

Si bien, ya se cumplió con la ratificación por el Senado mexicano, lo siguiente es que sea notificada, por el gobierno federal como señala el numeral 7, al Director General de la Oficina Internacional del Trabajo, después se tendrá un año contado a partir de la fecha del registro en la oficina de Ginebra, Suiza, por lo que todavía hay un largo camino, resaltando que la actual administración federal ya esta en proceso de salida, estando más ocupados por cerrar y entregar el poder al siguiente gobierno federal que encabezará Andrés Manuel López Obrador, estando en la posibilidad que la diligencia de avisar a la Oficina Internacional del Trabajo no se haga cuando menos hasta diciembre 2018, ocasionando que el plazo para su vigencia se recorra propiamente.

Es importante señalar, que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ve obstáculos para la aplicación de estos principios de libertad sindical en México, “Gerardina González, directora de la Oficina para México y Cuba de la OIT, señaló que esas dificultades se refieren a la hora de implementar el convenio, es decir, si se aplica o si realmente se cumple el Convenio 98 y si realmente no hay injerencia de nadie en las organizaciones de empleadores y sindicatos, y si los sindicatos tienen la posibilidad de decidir autónomamente. Las dificultades pueden presentarse ante resistencias de algunos sectores sindicales o de empresas ante los temores sobre los cambios a implementar en las leyes y el efecto que ello tendría en las relaciones laborales”. (Flores, 2018).

Si bien México, por fin completó ya la ratificación de 8 convenios laborales, falta que las cúpulas empresariales, así como individualmente las empresas outsourcing acepten su aplicación estricta, ya que por muchos años se ha vivido una especie de monopolio sindical, para algunos ya se inicia con esta ratificación la liberación del mismo

Referencias

Alcalde Justiniani, A. (01 de Septiembre de 2018). La jornada. Obtenido de Petición al Senado: ratificar el Convenio 98 OIT: https://www.jornada.com.mx/2018/09/01/opinion/015a2pol

Flores, Z. (24 de Septiembre de 2018). El Financiero. Obtenido de OIT ve trabas en México para aplicar convenio de libertad sindical: http://www.elfinanciero.com.mx/economia/oit-ve-trabas-en-mexico-para-aplicar-convenio-de-libertad-sindical

 


Lo último de

error: Sitio protegido
Ir a Arriba