Renuncia trabajadoras embarazadas no son creíbles

/
Iniciar

En innumerables ocasiones, en el ámbito laboral se dan casos muy tristes donde las mujeres que están embarazadas son despedidas, por el simple hecho de su estado, por otro lado, mujeres trabajadoras encintas, que desean retirarse de su empleo por diversos motivos, sobre todo los familiares, y deciden renunciar a su puesto, para cumplir con sus labores de madre.

En consecuencia, el patrón está obligado a cumplir el principio legal de la presunción iuris tantum, contenida en los artículos 784 y 804 de la Ley Federal del Trabajo, debiendo demostrar que fue voluntad unilateral de esas damas, el retirarse voluntariamente de su puesto laboral, sin embargo, la suprema corte de justicia de la nación, ya sentó un precedente que no puede pasar desapercibido, el cual compartimos, para su análisis, se trata de la JURISPRUDENCIA POR CONTRADICCIÓN DE TESIS, dictada por la Segunda Sala:

TRABAJADORA EMBARAZADA. SI EL PATRÓN SE EXCEPCIONA ADUCIENDO QUE LA ACTORA RENUNCIÓ Y ÉSTA DEMUESTRA QUE AL MOMENTO DE CONCLUIR EL VÍNCULO LABORAL ESTABA EMBARAZADA, EL SOLO ESCRITO DE RENUNCIA ES INSUFICIENTE PARA DEMOSTRAR QUE FUE LIBRE Y ESPONTÁNEA.

Es criterio reiterado que juzgar con perspectiva de género implica reconocer la realidad sociocultural en que se desenvuelve la mujer, lo que exige una mayor protección del Estado con el propósito de lograr una garantía real y efectiva de sus derechos y eliminar las barreras que la colocan en una situación de desventaja, lo que cobra particular relevancia cuando se encuentra en estado de embarazo, momento en el que requiere gozar de la atención médica necesaria de los periodos pre y post natal y de las demás prestaciones de seguridad social que garanticen el bienestar de ella y del menor. Por tanto, cuando la parte empleadora opone la excepción de renuncia y la trabajadora demuestra que la terminación de la relación laboral ocurrió encontrándose embarazada, la patronal deberá acreditar que la renuncia fue libre y espontánea; sin que en ningún caso el solo escrito que la contenga sea suficiente para demostrar su excepción, aun en caso de no haberse objetado o habiéndose perfeccionado, sino que se requieren elementos de convicción adicionales. Esto obedece al principio de primacía de la realidad consagrado en el tercer párrafo del artículo 17 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, toda vez que no es verosímil que la mujer prescinda de su empleo por lo gastos que implica el alumbramiento y la necesidad de acceder a la atención médica, aunado a que existe una práctica común de ejercer actos de coacción con motivo del embarazo.

Contradicción de tesis 318/2018. Entre las sustentadas por los Tribunales Colegiados Tercero en Materia de Trabajo del Cuarto Circuito, Segundo en Materias Civil y de Trabajo del Vigésimo Primer Circuito, Primero en Materias Administrativa y de Trabajo del Décimo Primer Circuito, Segundo del Segundo Circuito y Primero del Cuarto Circuito, ambos en Materia de Trabajo. 8 de mayo de 2019. Cinco votos de los Ministros Alberto Pérez Dayán, Eduardo Medina Mora I., José Fernando Franco González Salas, Yasmín Esquivel Mossa y Javier Laynez Potisek. Ponente: Yasmín Esquivel Mossa. Secretaria: Guadalupe Margarita Ortiz Blanco.

Tesis de jurisprudencia 96/2019 (10a.). Aprobada por la Segunda Sala de este Alto Tribunal, en sesión privada del doce de junio de dos mil diecinueve

Esta tesis se publicó el viernes 12 de julio de 2019 a las 10:19 horas en el Semanario Judicial de la Federación y, por ende, se considera de aplicación obligatoria a partir del lunes 15 de julio de 2019, para los efectos previstos en el punto séptimo del Acuerdo General Plenario 19/2013.

Fuente: Gaceta del Semanario Judicial de la Federación Libro 68, Julio de 2019, Tomo II, Jurisprudencia, Instancia: Segunda Sala, Núm. de Registro: 2020317, Materia(s): Laboral, Laboral Tesis: 2a./J. 96/2019 (10a.) Página: 998

De lo anterior, debemos tener presente en principio de cuentas, que TODA RENUNCIA DEBE SER INDUBITABLE, para apoyar a los abogados para que soliciten la verosimilitud de la renuncia presentada por el patrón ante el dicho de la o las trabajadoras, quien manifieste un despido con motivo de su embarazo, sin embargo, en la respectiva Junta de Conciliación, se va a estar ante la necesidad de utilizar la herramienta de perspectiva de género y el principio de no discriminación, frente al perfeccionamiento del documento a través de pruebas periciales desahogadas en juicio, esto fue lo que se estudió por parte de los ministros de la SCJN, pero el precedente asentado fue en otro sentido.

La Segunda Sala de la SCJN, resolvió que, si bien la mujer embarazada goza de ciertos derechos y prerrogativas que le reconocen la Constitución y las leyes, también lo es que en la realidad muchas mujeres enfrentan la falta de estabilidad en el empleo, por la carga que supone para algunas empresas el otorgar una licencia de maternidad, que les obliga a suplir a la empleada embarazada con los consiguientes costos, tanto como en la etapa postparto y de lactancia, por las prerrogativas que la ley impone conceder a las madres trabajadoras.

Ante esta situación, se determinó, entre otras cosas, que cuando el motivo alegado por la trabajadora sea un acto discriminatorio, como el consistente en que el patrón haya dado terminación a la relación de trabajo, porque aquélla se encuentra embarazada, ello amerita aplicar la herramienta de perspectiva de género, que implica reconocer la realidad socio-cultural en que se desenvuelve la mujer y eliminar las barreras y obstáculos que la colocan en una situación de desventaja en un momento en que de manera particular requiere gozar de la atención médica necesaria del periodo pre y postnatal, y de las demás prestaciones de seguridad social que garanticen el bienestar del menor, lo que exige una mayor y particular protección del Estado, con el propósito de lograr una garantía real y efectiva de sus derechos.

Ante lo anterior, cuando se presenten estos casos, las Juntas de Conciliación, tendrán la obligación de examinar escrupulosamente si existen indicios o pruebas circunstanciales que pudieran llevar a la conclusión de que resulta inverosímil que la trabajadora haya renunciado a su empleo, haciendo uso de la facultad que le confiere el artículo 841 de la Ley Federal del Trabajo, y tomar en cuenta las características particulares del caso, así como las condiciones personales de la trabajadora, tales como su preparación, estado de salud, solvencia económica y cualquier otro elemento de juicio que le permita determinar si es verosímil o no que la trabajadora haya renunciado a su empleo estando embarazada, todo esto, por que las mujeres por su estado de vulnerabilidad con motivo de su embarazo, tendrán a su favor la duda razonable acerca de la voluntad de la mujer de prescindir del empleo, por los gastos que implica el alumbramiento y la necesidad de acceder a la seguridad social que podría sufragar la atención médica que se requiera.



Para concluir, a los patrones en todos los casos demostrar que la terminación de la relación de trabajo tuvo una causa ajena al embarazo y que la renuncia de ésta se realizó de manera libre y espontánea, ya que en todos los casos, de mujeres embarazadas, persistirá la inminente posibilidad el estudio sobre la credibilidad de la renuncia exhibida por los patrones, estando sujeto a que en los juicios se acredite que las trabajadoras se encontraban embarazadas al momento de la terminación de la relación laboral, pues de ello depende siempre se va a presumir el acto discriminatorio y constituye un presupuesto lógico para poder dudar que el despido obedeció al estado de buena esperanza de la actora.


Anterior Artículo...

Vigencia Normas Oficiales Mexicanas STPS

Tenemos para usted