En fechas recientes, fue noticia nacional la polémica que se suscitó entre la presidencia de la república y un periodista de renombre, todo por la revelación de datos personales de este último y de cómo, el titular de la presidencia sigue confundiendo la importancia de la protección de datos personales de los particulares, como si fuera cualquier cosa su revelación. Esto justamente pasa en las relaciones laborales en la mayoría de los casos, los patrones o las partes que dicen representar a los patrones no tienen una idea de lo que es el Sistema de protección de datos personales en las relaciones laborales, y de su gran importancia dentro del sistema de cumplimento laboral, en México.

Sistema de protección de datos personales en las relaciones laborales, en las redes sociales

Hay que mencionar que, el Sistema de protección de datos personales en las relaciones laborales en México ha sido un tema que ha tomado mayor relevancia en los últimos años, siendo tan fácil proporcionar nuestros datos personales, a cualquiera que pregunte de todo, por ejemplo, en las redes sociales, donde es tan fácil andar presumiendo lugares, reconocimientos, cosas que se compraron, vacaciones, etcétera. En el ámbito laboral, es muy sencillo conocer los datos de los actores en los juicios laborales, conocer los datos personales de los representantes legales, de toda persona que trabaja tan solo con su número de seguro social, su Clave Única de Registro de la Población, o hasta con su simple Registro Federal de Contribuyentes, se puede conocer su expediente integró en materia fiscal, inclusive hay empresas que ofrecen dentro de sus servicios, el expediente laboral, fiscal, o de seguridad social, de cualquier persona que vive en México, sin mayor control o pudor, sin autorización previa alguna. Es muy conocido el caso también de aquellas empresas que se evadir el Sistema de protección de datos personales en las relaciones laborales y se han encargado de “guardar” los datos de las personas que demandan a sus patrones con el fin muy lucrativo de crear boletines o “burós de información” en materia laboral, sin importar la violación de la protección de los datos personales, en donde se proporciona el domicilio, nombre completo, beneficiarios, salarios recibidos, salario base de cotización, número telefónico, correo electrónico y más, haciendo que las cosas funcionen tan fácil como en las aplicaciones de redes sociales tales como las que se utilizan en Facebook, Instagram, Twitter, entre otros, que se roban los datos personales, con solo darle un “like” o dar su autorización por medio de un registro.

Puede agregarse que, si bien muchos patrones se prestan al ilegal servicio de los “burós laborales” o boletines laborales y pasan desapercibidos la falta de apego a la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares, no tienen noción de la violación a uno de los derechos fundamentales consagrados en la constitución, como lo es el derecho a la privacidad, así como la consagración de los Derechos A.R.C.O. inscritos en el segundo párrafo del artículo 16 Constitucional, siendo la salvaguarda de la carta magna para los datos personales, en la adopción de una serie de medidas obligatorias para que las personas que trabajan, tengan a su alcance la posibilidad de otorgar su autorización para el Acceso o la Rectificación de sus datos personales, o bien también Oponerse a la revelación de los mismos, o de plano, pedir la Cancelación del uso de datos personales, por medio del Aviso de Privacidad Integral, que debe robustecer el Expediente Laboral de cada una de las personas que prestan sus labores para los patrones en México.

Ahora bien, entiéndase por datos personales lo que dispone la propia Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, siendo toda aquella información concerniente a una persona física, identificada o identificable, es decir, cualquier información relacionada con nuestra persona como lo es el nombre, patrimonio, estado civil, número de teléfono, domicilio, fotografía o huellas dactilares, así como cualquier información que pueda identificarnos, tal como todos los registros que llevan consigo la emisión de un Recibo CFDI de Nómina. Para efectos del Sistema de protección de datos personales en las relaciones laborales, los datos señalados en la Ley Federal citada se clasifican principalmente en dos categorías: Datos Personales en General, que es la información que refiere aquellos aspectos sobre su personalidad determinada tales como: el nombre, dirección, teléfono y edad; y los Datos Sensibles, que es la información que revela su origen racial, étnico, opiniones políticas, convicciones religiosas, filosóficas o morales, datos sobre su vida sexual o estado de salud física o psíquica, antecedentes penales, enfermedades prexistentes y más.

Si bien es cierto, en el artículo 22 de la ley antes mencionada, establece que no se requiere el consentimiento de los particulares para proporcionar sus datos personales cuando se trate por razones estadísticas, científicas o de interés general, sí solo si existe, previo procedimiento por el cual no puedan asociarse los datos personales con el individuo a quien se refieran, en el caso que se transmitan entre sujetos obligados o entre dependencias o entidades gubernamentales siempre y cuando los datos se utilicen para el ejercicio de sus facultades; cuando exista una orden judicial; a terceros cuando se contrate la prestación de un servicio que requiera el tratamiento de datos personales y estos no podrán utilizar los datos personales para fines distintos para los cuales se le transmitieron.

La protección de datos personales, datos sensibles y la discriminación en México

Respecto a los Datos Sensibles, resulta de suma importancia la declaración expresa desde la posible contratación de los colaboradores, y hasta el buen manejo de estos registros, toda vez, que de acuerdo a la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación; a la Norma Mexicana NMX-R-025-SCFI-2015 en Igualdad Laboral y en correlación al protocolo obligatorio que señala el artículo 132 de la Ley Federal del Trabajo, los patrones que NO administren bien desde la obtención, resguardo y utilización de esto datos, podrían tener por “sistema” alguno de los Tipos de discriminación en México. Prácticas que distingan, excluyan, restrinjan o prefieran, por acción u omisión, de forma irracional, a las personas que trabajan sin tener conocimiento de ello, lo que ya no es excusa para los patrones, ya que pueden obstaculizar, restringir, impedir, menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio de los derechos humanos laborales. Por lo que resulta super importante el buen manejo de los Datos Sensibles, por medio de un apartado especial del Aviso de Privacidad Integral.

Al respecto conviene decir que, en México el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI) es la autoridad garante en materia de protección de datos personales. La ley le ha otorgado la facultad de difundir el conocimiento de este nuevo derecho entre la sociedad mexicana, de promover su ejercicio y vigilar su debida observancia por parte de los entes públicos o privados que poseen datos personales.

En efecto al ser una evolución en los derechos de las personas, la protección de los datos personales debería tomarse más en serio, no solo por los proveedores de internet, las redes sociales y demás, sino por los patrones de todas las relaciones laborales, ya que son estos los propietarios de los datos, creando una conciencia más específica sobre las consecuencias del mal uso de la información personal, lamentablemente la Protección de Datos Personales en México carece de una seriedad para su regulación, al reglamentar el derecho de acceso a la información.

Con todo lo planteado hasta ahora, para reconocer la importancia del Sistema de protección de datos personales en las relaciones laborales, resulta necesario generar más información sobre la administración de los datos personales, toda vez que, el mal uso puede ocasionar no solo delitos, sino en la materia laboral, actos de discriminación de forma “sistemática”. Además, la problemática global con la transmisión internacional de datos personales no se ha resuelto de manera local, la vulneración a la privacidad de las personas por la cesión de sus datos sin su consentimiento se ha vuelto un constante, se han dado a conocer que los implicados son tanto los gobiernos, como las empresas, por lo cual estamos ante un derecho que se está volviendo más sensible cada día. Por lo tanto, se debe reestructurar la normatividad de protección de datos personales, para que se incluya de igual forma el derecho a la privacidad, considerándolo de manera precisa como el derecho fundamental a resguardar en la normatividad de protección de datos personales.